domingo, 29 de abril de 2018

Tatsugoro Matsumoto y las jacarandas en México



Si Tatsugoro Matsumoto, un antiguo jardinero imperial japonés, no hubiera llegado a México a finales del siglo XIX, posiblemente el aspecto de la Ciudad de México hubiera sido totalmente diferente. La jacaranda, ese árbol de origen sudamericano que tapiza sus calles con sus flores moradas en primavera, no existiría.

Tatsugoro Matsumoto fue uno de los primeros emigrantes que arribó a América Latina. Antes de ingresar a México en 1897, Matsumoto había trabajado años atrás en Perú. En ese lugar, Tatsugoro conoció a un rico hacendado y minero mexicano, José Landero y Coss, quien quedó maravillado por la obra que realizó Matsumoto. Landero invitó a Matsumoto a su Hacienda de San Juan Hueyapan, cerca de Pachuca, para que creara un jardín del mismo tipo con su lago artificial.

Tatsugoro, después de realizar el jardín en la hacienda de Landero, retornó a Japón para visitar a su esposa, aunque ya con la firme intención de establecerse definitivamente en territorio mexicanno.  Cuando ingresó a México en 1896, Matsumoto no se imaginó que ya no volvería nunca a Japón y que moriría en México en 1955 a la edad de 94 años.

Gracias a su intenso trabajo y a la belleza de sus trabajos, Tatsugoro Matsumoto empezó a ser apreciado dentro de los sectores acaudalados de la sociedad porfiriana. Su fama llegó a los oídos del propio Porfirio Díaz y de su esposa Doña Carmelita. El presidente lo invitó a hacerse cargo tanto de los arreglos florales de la residencia presidencial instalada en el Castillo de Chapultepec como del mismo bosque que rodeaba el majestuoso castillo.

Además de los jardines del Castillo de Chapultepec, los jardines del famoso Restaurante de la Bombilla —lugar donde murió asesinado el general Álvaro Obregón— fueron una de las creaciones más reconocidas del señor Matsumoto, quien también se encargó del cuidado de los jardines de las casas de importantes políticos.

En el año de 1910, Sanshiro Matsumoto, hijo de Tatsugoro, arribó de Japón en busca de su padre del que no tenía noticias. Sanshiro logró poner en ordenar la parte administrativa del negocio a la que su padre no ponía cuidado. Ambos empezaron entonces a crear un gran emporio a pesar de las enormes dificultades que representó el inicio del movimiento revolucionario en México.

Al estabilizarse la situación política después del enfrentamiento armado, los Matsumoto recomendaron al presidente Álvaro Obregón (1920-1924)  plantar en las principales avenidas de la ciudad de México árboles de jacaranda  que Tatsugoro había introducido desde Brasil y reproducido en sus viveros. Las condiciones climatológicas eran las adecuadas para que al inicio de la primavera el árbol floreciera, además Tatsugotro consideró que la flor duraría más tiempo ante la ausencia de lluvia en la Ciudad de México durante esa temporada.

A partir de ese entonces, el árbol de jacaranda se reprodujo ampliamente en la ciudad de México y otros lugares al grado de considerarse como flor nativa. Gracias a la visión de Tatsugoro Matsumoto, en México se puede disfrutar de una experiencia similar al hanami (fiesta japonesa de observación de flores) con las jacarandas, que en los meses de marzo y abril florecen, recordando el trabajo de Matsumoto en México


sábado, 31 de marzo de 2018

El significado del nombre de algunos países

Cada pueblo, cada nación ha adaptado un nombre que los representa. Estos nombre tienen su propia historia y significados.

México. Esta palabra proviene del nahuatl, y una de las interpretaciones más comunes, es que viene de Metzxico, cuya traducción sería: "En el ombligo de la luna". Otra interpretación es que proviene de Mexihco, que en español sería "El lugar de Mexihtli". Mexihtli era el nombre alterno de Huitzilopochtli.

Colombia. La denominación de Colombia surge como un homenaje a Cristóbal Colón. El 17 de diciembre de 1817, durante el Congreso de Angostura, nace la Gran Colombia, formada en un principio por Colombia, Venezuela y Ecuador.

Ecuador. El nombre hace referencia a la linea imaginaria que cruza el territorio ecuatoriano de este a oeste. Viene del latín eaquatoris, que significa igualador. Tras la separación del territorio de la Gran Colombia en 1830, Ecuador fue escogido para denominar a la nueva nación.

Perú. El nombre de Perú ha tenido varias interpretaciones. Una de ellas menciona que viene de Birú, que era el nombre de uno de los caciques que habitó en la región del Golfo de San Miguel en Panamá. Con el tiempo, la palabra fue cambiando hasta ser Perú, nombre con el cual los españoles empezaron a denominar al territorio que más tarde sería el actual Perú.

Estados Unidos. En inglés United States, este nombre hace alusión a las 13 colonias que se unieron y declararon su independencia de la Gran Bertaña. Oficialmente este nombre fue adaptado el 15 de noviembre de 1777, durante el Segundo Congreso Continental

España. Proviene de Hispania, nombre con el cual los romanos designaron al territorio de la península ibérica. Sin embargo, el origen de Hispania es incierto. Unos autores mencionan que viene del fenicio I-span-ya, donde los romanos la tradujeron como "tierra abundante de conejos" (en realidad damanes). Otras teoría indican que en realidad I-span-ya significa "La tierra del norte" (desde el punto de vista fenicio), o "Donde se forjan los metales".

Ucrania. Existen varias teorías sobre el significado de este nombre. Unos mencionan que proviene del antiguo eslavo y significa "Tierra Fronteriza". Para otros su significado original era "Tierra separada" o "Principado". la acepción más aceptada es que significa "Tierra natal".

Alemania. En idioma alemán, Deutschland, su traducción es "Tierra de alemanes". Por su parte, el nombre de Alemania proviene del latín Alamannia  y era utilizado por los romanos para denominar a la tierra de los alamanes, tribus germanas que se establecieron entre los ríos Elba y Menos, que era el territorio más cercano al imperio romano.

Francia. Esta palabra  significa "Tierra de los francos". A su vez, Franco se cree que proviene de frank, del idioma fráncico, cuya traducción es "Libre". También se cree que proviene freirancken, que significa "Libres viajeros".

India. A lo que se le conoce en español como India, proviene del antiguo griego Ινδία, que a su vez viene del antiguo persa Hindu y este del sánscrito Shindu, cuya traducción es "La tierra del río Indo". Sin embargo, en hindi, los indios denominan a su país como Bharat, que proviene del sánscrito Bharata, que era el nombre de un legendario gobernante de la mitología hindú.

Japón. El nombre de Japón es un exónimo (nombre de lugares geográficos traducidos) que proviene del chino Jihpenkuo, que Marco Polo la registró como Cipangu. Esta palabra fue evolucionando según el idioma, hasta convertirse en Japón en español. Por su parte, en su idioma original es pronunciada como Nihon/Nippon, que significan literalmente "El origen del sol". Ambos términos son válidas en territorio japonés, aunque Nihon es la más usada actualmente.


miércoles, 28 de febrero de 2018

El monumento a Álvaro Obregón


Tras el asesinato de Álvaro Obregón en el restaurante La Bombilla, ubicado al sur de la ciudad de México, se propuso construir un monumento que consagrara la memoria del antiguo revolucionario. Su construcción comenzó en junio de 1934, durante la presidencia de Abelardo L. Rodríguez y es inaugurado un año después por el entonces presidente Lázaro Cárdenas.

El diseño de este conjunto fue creado por el arquitecto Enrique Aragón Echegaray, y las esculturas que la adornan fueron esculpidas por el escultor Ignacio Asúnsolo. La entrada de este monumento son custodiadas por dos mujeres gigantes nombradas por el escultor como El Trabajo y La Fecundidad. En cada costado tiene su respectiva escultura llamadas El sacrificio, que representa a soldados revolucionarios, y El triunfo, representando a la sociedad mexicana de aquel entonces. En la parte posterior se encuentra una escultura llamada La Región Norte, una alegoría del norte de México.

Al entrar al monumento se podrá encontrar una monumental escultura de Álvaro Obregón sobre en altar. Enfrente de esta escultura se encuentra un pozo, que obliga al espectador a darle "reverencia", al asomarse al fondo del mismo. La escultura de Obregón es escoltada por dos revolucionarios de bronce, un joven y un adulto mayor. Antiguamente, el Monumento a Álvaro Obregón resguardaba en formol el brazo derecho que había perdido Obregón durante una batalla en la hacienda de Santa Ana del Conde, muy cerca de Celaya . A finales de los 80, la mano fue retirada e incinerada por petición de los descendientes y ahora se exhibe una réplica en bronce.

miércoles, 31 de enero de 2018

El nahuatl en el español de México

El español que se habla en México ha tenido una gran influencia del nahuatl. Como lenguas vivas han, tenido una retroalimentación como ha sucedido con otras lenguas en diferentes partes del mundo. No sólo son palabras nahuas las que se han incorporado al español mexicano, sino también su gramática y figuras retóricas, lo que han formado parte de la idiosincrasia del mexicano.

Estas son algunas palabras de uso común en México que provienen del nahuatl.

Español
Nahuatl
Acocil
Acocilin
Amate
Amatl
Apapachar
Papachoa (acercar una cosa, ponerla cerca de uno, también, dar cuidados y mimos a un enfermo)
Ayate
Ayatl
Cacahuate
Tlalcacahuatl (cacao de tierra)
Cacle
Cactli (calzado)
Cajete
Caxitl
Camote
Camohtli
Cempasuchil
Cempoalxoichitl (flor de veinte “hojas”)
Cenzontle
Cenzontli (cuatrocientasvoces”)
Chachalaca
Chachalacani (el que habla mucho)
Chamaco
Chamahuac (crecido, embarnecido)
Chante
Chantli (casa)
Chichicuilote
Atzitzicuilotl (paloma delgada de agua)
Chilaquiles
Chilaquil (metido en chile)
Chile piquín
Chiltecpin (chile pulga)
Chipichipi
Chichipica (lloviznar)
Chipotle
Chilpoctli (chile ahumado)
Chongo
Tzontli (cabellos)
Choquia
Xoquiyaliztli (olor fétido)
Choya
Tzonya (donde hay cabellos)
Cincuate
Cencoatl (serpiente de maíz)
Cochino
Cochini (el que duerme)
Coco
Cololiztli (epidemia, enfermedad)
Cocol
Cocolli
Comal
Comalli
Coyote
Coyotl
Cuate
Coatl (serpiente, mellizo)
Ejote
Exotl
Epazote
Epazotl
Guajolote
Huexolotl
Huipil
Huipilli
Hule
Olli
Jacal
Xalcalli (Casa de adobe)
Jícama
Xicamatl
Jícara
Xicalli
Jicote
Xicohtli (abejorro)
Jocoque
Xococ (agrio)
Malacate
Malacatl
Mapache
Mapachtzin
Matatena
Matlatema (arrojar algo con la mano)
Mecate
Mecatl
Memela
Tlaxcalmimilli (tortilla larga)
Mezcal
Mexcalli
Micho
Mitzton (gatito)
Mitote
Mihtotia (danzar)
Mixiote
Mixiotl
Molcajete
Molcaxitl
Mole
Molli (guisado)
Molinillo
Moliniani (que se menea)
Naco
Xinacatl (desnudo)
Nana
Nantli (madre)
Nenepil
Nenepilli (lengua)
Nopal
Nopalli
Ocelote
Ocelotl
Ocote
Ocotl
Oyamel
Oyametl
Pachón
Pacha (cosa lanuda)
Palero
Palehuia (servir, favorecer)
Papalote
Papalotl (mariposa)
Pepenar
Pehpena (recoger)
Petaca
Petlacalli
Pinole
Pinolli
Popote
Popotl
Pozole
Tlapozonalli (hervido o espumoso)
Pulque
Poliuhqui (descompuesto)
Tamal
Tamalli
Tata
Tahtli (padre)
Tejocote
Texocotl (fruta de piedra)
Temascal
Temazcalli (casa de baño de vapor)
Tianguis
Tianquiztli
Titipuchal
Tliltiputzalli (amontonamiento)
Tiza
Tizatl
Tlacoyo
Nacatlaoyo (pastel de carne)
Tlacuache
Tlacuatzin
Tlapalería
Tlapalli (pintura)
Tocayo
Notocayo (mi nombre)
Totopo
Totopochtli (tostado)
Trácala
Tlacaittaliztica (actuar hipócritamente)
Tuza
Tuzan
Xoconochtle
Xoconochtli (fruta agria)
Zacate
Zacatl
Zapote
Tzapotli
Zopilote
Tzopilotl
Jiote
Xiotl (sarna)

viernes, 1 de diciembre de 2017

Fiestas de difuntos en el México prehispánico



En el México prehispánico se realizaban festejos en honor a la memoria de sus muertos. Entre los pueblos nahuas se realizaban diferentes fiestas según el destino final del difunto. Un festejo en honor a una persona que había ido al Mictlan, era diferente a una que estaba en el Tlalocan.

Aquellas personas que morían por causas naturales, y por lo tanto se dirigían al Mictlan1, se les honraban en el mes Tiltitl. Sus seres queridos componían componían una figura del occiso con palos de ocote y papeles. El texto que se encuentra en el Códice Magliabechiano sobre esta fiesta dice lo siguiente:

Esta es una figura de quando los indios hazian memoria de sus finados en la fiesta que llaman tititl como antes en la misma fiesta. Es una de la figura de aquel de quien se hazia memoria. Era como la que aquí esta puesta quies la siguiente. Y ponianle en la nariz una cosa de papel azul que ellos llaman yacaxiuitl Que quiere decir Nariz de yerva y por detrás de la cara la cual es de madera. Le hinchian de pluma de gallina de lo menudo blanco y por penacho le ponian una vara colgando de ella unos papeles que ellos llaman amatl y en la cabeza por tocado le ponían unas yerbas que ellos llaman malinali y del colodrillo le salia otro penacho que ellos llaman pantolole que es de papel. Y por las espaldas lleno de papeles y su bezote al cuello le colgava porjoyel un animalillo que ellos llaman jilotl. Y el joyel llaman xalo cuzcatl y era de papel pintado y una vara revestida de papel a manera de cruzes. Y debaxo una carga de pliegos de papel y cacao y comida y delante dos o tres indios que sentados cantavan. Y tañian con un atabal que ellos llaman ueuetl las ves vocales y esto hazian cada año Hasta quatro años despues de la muerte del difunto y nomas.

Según el mismo códice la parte de Tiltitl que concierne a los difuntos consistía en lo siguiente:

Esta fiesta se llamaba tititl. Las dos silabas breves. El demonio que en ella se festejaba se decia ciua coatl que quiere decir mujer culebra. En esta fiesta celebravan la fiesta de los finados y sus honrras eran de esta manera. Que tomaban un manojo de ocotl que en españa se llama tea y vestianle con una manta o camisa. Si era mujer el finado vestianle con sus naguas y ponianle delante escudillas y otras cosas de casa. y si era señor y valiente hombre vestianle una manta rica y mastel y bezote y un manojo de tea. Y el becote era de una caña de anbar o de cristal que ellos llaman tezacatl que se solían poner cuando bebían o bailavan en los are tos colgados de un agujero que tenian hecho encima de la barba en el labio y ponianle sus plumajes atados al colodrillo que ellos llaman tlalpiloni y muchos perfumes y untavanle en un petate sobre su iquípal. Y ponian alli mucha comida y conbidaban alli a los principales y les ponían fuego a la tea y quemavanse todo cuanto alli tenia puesto. Y esta memoria que cada año les hacían sus hijos o parientes llamaba quixeloilotia que quiere decir que ponia su figura o memoria.

1 El Mictlan, es el inframundo de las culturas nahuas en Mesoamérica, donde acudían los muertos "comunes", ya que los que morían en batalla y las madres que morían en el parto, los que morían a causa del agua, y los no natos, iban al Tonatiuh Ichan, al Tlalolcan, y al Chichihuacauhco respectivamente. Para llegar al descanso eterno, el alma del difunto tenía que hacer un duro viaje por la tierra del Mictlan pero con la ayuda de un xoloitzcuintle (perro) guardián. Después de sortear una serie de obstáculos, el alma llegaba al último nivel del inframundo, donde encontraría se anhelado descanso. El Mictlan era regido por Mictlantecuhtli, y su contra parte femenina, Mictlancihuatl, quienes ejercían su soberanía sobre el inframundo y las almas de los muertos. A diferencia de otras culturas, el Mictlán no tiene ninguna connotación moral donde hay una distinción entre el bien y el mal, es simlemente el lugar donde descansan los muertos.

Por otra parte, las personas que morían ahogadas, por hidropesia, fulminados por un rayo opor lepra y de esta manera accedían al Tlalocan2, eran recordadas en la fiesta de los montes Tepeilhuitl. Benardino de Sahagún menciona:

...En la fiesta que se hacia en este mes cubrían la masa de bledos unos palos que tenían hechos como culebras, y hacían unas imágenes de montes, fundadas sobre unos palos hechos a manera de niños, que llaman ecatotonti. Era masa de bledos la imagen del monte. Poníanle delante junto unas masas rollizas y larguillas de masa de bledos, a manera de huesos, y éstos llamaban iomio. Hacían estas imágenes a honra de los montes altos donde se juntan las nubes, y en memoria de los que habían muerto en agua o heridos de rayo, y de los que no se quemaban sus cuerpos, sino que los enterraban.
... Estos montes haciendolos sobre unos rodeos o roscas hechos de heno, atados con sogas de zacate, y guardábanlos de un año para otro. La vigilia desta fiesta llevaban a lavar estas roscas al río o a la fuente y cuando los llevaban ibánlos tañendo con unos pitos hechos de barro cocido o con unos caracoles mariscos.
...La cabeza de cada un monte tenía dos caras: una de persona y otra de culebra. Y untaban la cara de persona con ulli derretido, y hacían unas tortillas pequeñuelas de masa de bledos amarillos, y poníanlos en las maxillas de la cara de persona, de una parte y otra. Cubríanlos con unos papeles que llaman tetéhuitl. Poníanlos unas corazas en las cabezas, con sus penachos.
... También a las imágenes de los muertos los ponían sobre aquella rosca de zacate. Y luego, en amaneciendo, ponían estas imágines en sus oratorios, sobre unos lechos de espadañaso de juncias o juncos. Habíendolos puesto allí, luego los ofrecían comida, tamales y mazamorra, o cazuela hecha de gallina o de carne de perro. Y luego los incensaban, hechando encienso en una mano de barro cocido, como cuchara grande llena de brazas. y los ricos cantaban y bebían pulcre a honra destos dioses y de sus difuntos, Los pobres no hadan más de ofrecerlos comida.

2 Este lugar está situado en la región oriental del universo y es descrito como un sitio muy fértil y muy placentero para vivir, donde se podría encontrar toda clase de árboles frutales, así como maíz, chia, frijol y otros productos. 

Algunas fuentes mencionan  que la fiesta que era dedicada a quienes iban a Tonatiuh ichan3,  se extendía sobre dos meses del antiguo calendario nahua. Comenzaba en el mes Miccailhuitontli (La pequeña fiesta de los muertos), conocido en México-Tenochtitlan como Tlaxochimaco, hasta el mes Huey Miccailhuitl (la gran fiesta de los muertos) conocido entre los mexicas como Xocotl Huetzi.

... El octavo mes se llamava Micailhuittintli, que quiere decir fiesta pequeña de los muertos, porque se hazia fiesta á el Dios de la guerra, como sufragio de los que avian muerto en las batallas, y llamavanle tambien tlaxochimanco, que quiere decir tiempo, en que se hazen ramilletes, y guirnaldas, porque en este mes se coronavan de flores los Dioses, y se sembravan en sus casas y templos… El nono mes se llamava huei micailhuitl, fiesta grande de los difuntos, porque en el se acavava la fiesta de los muertos; y llamavan tambien á este mes Xocotlhuetzi, por ser en el otoño. (Jacinto de la serna)


3 La casa del sol”. A ese lugar iban los guerreros muertos en combate o en sacrificio. Era un gran valle con arboledas y jardines floridos.  

Los niños que morían a temprana edad se dirigían al Cincalco4En este caso, el Códice Magliabechiano menciona:

Esta fiesta se llama micha ylhuitl (Miccailhuitontli) que quiere decir fiesta de muertos por que en ella se celebrava la fiesta de los niños muertos. Y bailavan con gran tristeza. Y sacrificaban niños. El demonio que en ella se festejava era titlacauan que quiere dezir de quien somos esclavos. Es el mismo que Tezcatlipoca que quiere dezir espejo humeador.


4 En la casa del maíz”. A ese lugar iban los niños que morían a temprana edad. Era un lugar lleno de arboles frutales y flores.   Los niños que habían muerto cuando todavía estaban mamando iban a un lugar específico, probablemente situado dentro del Cincalco, que se llamaba Chichihualcuauhco "el lugar del árbol de los pechos" . Allí se alimentaban del néctar vegetal que manaba del árbol.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Vida y obra de Gaspar Yanga


 
Gaspar Yanga también conocido como Yanga o Nyanga fue un líder de la rebelión de los cimarrones, esclavos rebeldes que vivían una vida de libertad en lugares apartados en México, durante la época colonial.

Yanga, quien posiblemente era un noble de la región de Brang, de la actual Ghana, fue capturado y hecho esclavo durante el auge del comercio de esclavos africanos, quienes eran enviados a las colonias europeas en América para trabajar en distintas labores. 

Llega a Veracruz a mediados de la segunda mitad del siglo XVI, donde posteriormente sería trasladado a una de las fincas azucareras de la región. Era descrito un hombre alto, musculoso, fuerte e inteligente, quien dominaba bien el español, además de tener un carácter noble pero indómito.

Su cautiverio no dudaría mucho ya que a mediados de 1570, Yanga escapó de su amo refugiándose junto a otros cimarrones en las cercanías de la ciudad de Córdoba. De esta forma Yanga se convirtió en el líder de la rebelión de esclavos rebeldes que buscaban su libertad.

Vivió por más de 30 años como fugitivo, tiempo en que él y su gente no sólo saquearon las haciendas y fincas cercanas para poder sobrevivir, también asaltaron ruta México-Veracruz, que durante la colonia,  conectaba al principal puerto del Golfo con la capital de la Nueva España. Al ser este camino de suma importancia para el desarrollo económico de la colonia, la autoridades novohispanas tomaron cartas en el asunto.

Se organizaron milicias para someter a los cimarrones, sin embargo, los fugitivos lograron defenderse en más de una ocasión, ya que los lugares donde se refugiaban eran de difícil acceso, lo que les permitía protegerse sin muchos problemas.

Para poner fin al conflicto, en 1609, las autoridades virreinales enviaron tropas para pacificar la zona. Para ese entonces Yanga era un anciano, por lo que el encargado militar fue Francisco de la Matosa otro cimarrón de origen angoleño.  Tras una serie de encuentras con pérdidas en ambos bandos, Yanga envió términos de paz por medio de un español capturado. Esencialmente, se pedía un tratado para dar fin a las hostilidades entre los españoles y se solicitó un área independiente, a cambio de tributo y promesas de apoyar a los españoles si los mismos fueran atacados. Además, él sugirió que esta área propuesta devolvería a cualquier esclavo que pudiera huir e intentase refugiarse allí. Esta última concesión era necesaria para calmar las preocupaciones de muchos dueños de esclavos en la región.

Los españoles rechazaron estos términos, y siguieron avanzando hacia en el asentamiento de Yanga y lo incendiaron. Sin embargo, la gente pudo huir hacia los alrededores que por ser terreno difícil, impidió a los españoles alcanzar una victoria total. Incapaz de obtener una victoria definitiva, lo que significaría un gasto excesivo para sofocar la rebelión, los españoles acordaron entrar en negociaciones. Eventualmente los términos de Yanga fueron convenidos, con la cláusula adicional que solamente los sacerdotes franciscanos atenderían a la gente, y concedieron a la familia de Yanga el derecho a gobernar en esa nueva área.

De esta forma, los antiguos cimarrones se establecieron primeramente en un lomerío llamado Las Palmillas, al ir creciendo la comunidad pidieron un terreno más grande, que seria concedido años más tarde, en 1630, donde establecieron el primer pueblo libre del continente americano, llamado "El pueblo Libre de San Lorenzo de los Negros", en las cercanías de Córdoba, Veracruz, tiempo después se le cambiaría el nombre de Yanga en honor a su libertador.





jueves, 31 de agosto de 2017

Merced Gómez: Legado de fama y tragedia

 

Merced Gómez fue el nombre de un prometedor torero mexicano de principios del siglo XX. Este joven torero poco a poco se hacía de un nombre dentro de la tauromaquia, cuyas noticias de sus proezas dentro de las plazas taurinas llegaban hasta los diarios de España. En su última corrida de toros, en enero de 1913, recibió una herida en su muslo derecho por parte del toro de Tepeyahualco, pero esta herida no fue grave. Sin embargo, su carrera dentro de la fiesta brava terminaría un 10 de marzo de 1913, debido a una disputa con el también torero, el español Antonio Ramos Ruiz “Carbonero de Sevilla”, que en pleno calor de una discusión, tras una partida de póker, el oriundo de España hirió con una puntilla la pierna izquierda de Merced Gómez. La herida fue tan grave, que tuvieron que amputarle la pierna para salvarle la vida. Después de dejar la tauromaquia por este incidente, fue alcalde de Mixcoac, y cuando se retiró de la vida política, trabajaría en una de sus minas de arena que tenía en la misma comunidad. Desgraciadamente, ahí encontraría su muerte cuando una de esas minas de derrumbó, sepultándolo en 1923.


Su hijo, también llamado Merced Gómez, fue un prominente exponente de lucha libre, que al igual que su padre, poco a poco iba recibiendo reconocimiento por su trabajo. Primero incursionó en el boxeo a principios de los años 30 y como luchador profesional, debutó en 1937. En su etapa de boxeador, Merced Gómez sostuvo duras e intensas batallas, en las que en una de ellas, se le desprendió la retina, perdiendo su ojo, siendo sustituido por uno de vidrio. Posteriormente entró al mundo de la lucha libre profesional, tras un duro entrenamiento. Como luchador, sólo vestía con un calzoncillo corto y gracias a sus cualidades atléticas rápidamente se ganaría el mote de El tigre de Mixcoac. Durante sucorta pero fructífera carrera, se enfrentó a grandes luchadores nacionales e internacionales de la época como Lobo Negro, Blondy Chrane, Black Guzmán, Douglas Henderson, Michael Veterg, Boby Bonales, entre otros grandes gladiadores. En la cúspide de su carrera, tendría una fuerte rivalidad con un enigmático enmascarado conocido como el Murciélago Velázquez. Esta rivalidad fue tan intensa que ambos sostuvieron intensos duelos en diferentes lugares del país. La primera contienda importante entre estos dos luchadores fue el 17 de abril de 1937, en una apuesta de “máscara contra cabellera”, donde saldría victorioso el Murciélago Velázquez. La última pelea entre estos luchadores, y la última de Merced Gómez, ocurrió el 23 de junio de 1940, en la Arena México. Esta lucha fue muy intensa y violenta, quedando muy heridos ambos gladiadores. El murciélago Velázquez termino con tres costillas rotas y la cara mal herida; sin embargo, Merced Gómez se llevó la peor parte al perder su ojo derecho, debido a una patada que recibió por parte del luchador enmascarado. Después de este suceso, la salud de El tigre de Mixcoac fue empeorando, hasta verse afectado gravemente sus facultades mentales. Internado en el manicomio de la Castañeda, ahí terminaría de manera fatídica sus últimos días de vida