viernes, 30 de junio de 2017

Elementos prehispánicos en Rokka no Yuusha


Rokka no Yuusha trata la historia de 6 héroes elegidos por los Dioses del Destino que deben de luchar contra el Demonio que ha revivido desde las profundidades del infierno. Esta historia de fantasía está basado en un mundo el cual contiene una gran cantidad de elementos prehispánicos mesoamericanos.

Piena es el reino más prospero de este mundo. Es el país más grande en cuanto tamaño, población poder militar y económico. Su ciudad capital, ubicada en medio de un lago, está basada en México-Tenochtitlan. Ciudad capital de los mexicas, México-Tenochtitlan fue fundada  en 1325 sobre un islote ubicado en el lago de Texcoco. Fue cabeza del poderío Mexica, controlando gran parte de Mesoamérica.

Sin embargo, el principal templo de Piena no está basada en el Templo Mayor de Tenochtitlan, sino en la Pirámide de la Luna de Teotihuacan. Esta estructura es la segunda más grande de Teotihuacan, sólo debajo de la Pirámide del Sol. 

Dentro de la ciudad de Piena se encuentra un mercado público donde varias personas comercian sus productos. Esta escena está basado en el tianguis o mercado de Tlatelolco, ubicado en la ciudad de México-Tlatelolco.  En este mercado se congregaba una gran cantidad de personas y se vendían una gran diversidad de productos.

Entre los guerreros de alto rango de Piena se encuentran aquellos que llevan una vestimenta con alegorías a aves. Estos están basados en los Guerreros Águilas, que junto a los Guerreros Jaguar, componían el grupo de élite entre las fuerzas armadas mexicas.

Entre las armas que se encuentran en el mundo de Rokka no Yuusha, se encuentran unos grandes mazos con navajas a sus alrededores. Esta arma se llama macuahuitl y fue usada generalmente en el centro de México. Era un bastón de madera provisto de navajas de obsidiana en los lados. 

En cierta parte de la historia, los protagonista llegan a un pequeño templo, cuya entrada tiene forma de unas fauces abiertas. Este templo está basado en una de las principales estructuras de Chicanná, un yacimiento arqueológico maya ubicado en el estado de Campeche, México. Este sitio se destaca por su rico ornato en sus construcciones. 

Muchas ciudades del mundo de Rokka no Yuusha tienen elementos de la arquitectura maya. Se pueden encontrar estructuras similares a las encontradas en Uaxactún, un yacimiento arqueológico maya ubicado en el departamento de Petén, Guatemala. 

Así mismo, la escritura de ese mundo está basada en la escritura maya antigua. El sistema de escritura maya usaba glifos silábicos así como logogramas

Sin embargo, la técnica de dibujo usada en esta historia está basado en la que se desarrollo en el centro de México. El estilo mixteca-puebla se desarrollo en la región de la mixteca y en el estado de Puebla, extendiéndose a gran parte de Mesoamérica. Este estilo iconográfico fue usado incluso después de la conquista.  

Los murales encontrados en Rokka no Yuusha tienen muchas características de los murales mayas. Entre estos murales se pueden identificar los de Bonampak, en Chiapas, que son de las obras pictóricas más significativas y mejor conservadas pertenecientes a la cultura maya.

En cierto momento de la historia se presenta ante los protagonistas un importante gobernante. Este gobernante está basado en las representaciones europeas de los tlatoanis, los principales gobernantes mexicas.



miércoles, 31 de mayo de 2017

Grandes tumbas de la antigüedad


La importancia del descubrimiento de las grandes tumbas del mundo antiguo, radica en tanto su belleza y abundancia de su contenido así como por ser una excepcional ventana para acercarse a la historia, el modo de vivir y la cosmovisión de las culturas de los personajes sepultados en ellas.

En 1952, mientras el arqueólogo Alberto Ruz realizaba investigaciones en el Templo de las Inscripciones en Palenque, Chiapas, descubrió la cripta que resguardaba los restos de K'inich Janaab Pakal, uno de los gobernadores más poderosos de la zona maya. En este sepulcro se encontraron varias figuras y esculturas representando a Pakal y a varias deidades mayas. También se encontaron los restos de este gobernante maya ataviado con ajuares de jadeíta, resaltando una máscara mortuoria. Se encontraron en los huesos un recubrimiento de cinabrio rojo. Uno de los elementos que más destaca es la lápida del sarcófago que muestra a Pakal personificado como el dios K'awil en el momento de descender al inframundo a través del árbol cósmico. Su cuerpo es recibido por as fauces de una serpiente descarnada, Sak Bay Way, que es la entrada al inframundo.

Entre 1922 y 1934 se realizaron excavaciones arqueológicas en Ur, uno de los sitios más relevantes de Mesopotamia, encabezadas por el arqueólogo británico Leonard Wooley. Durante estas excavaciones se encontraron una de las tumbas más notables de Ur, la de la reina Pu-abum y la de su esposo, cuyo nombre aún de desconoce. En esta tumba se han encontrado restos de individuos sacrificado, posiblemente sirvientes que atenderán a los soberanos en el otro mundo. También se encontraron ajuares funerarios compuestos por joyas de oro, cornalina, lapislázuli y nácar. Entre estos se encuentran objetos bellamente decorados como un arpa y diversos objetos con figuras de carneros. Entre otras cosas se han armas, vasijas de oro, plata y bronce, carros de guerra, entre otros. 

A finales de 1922, tras una exhaustiva búsqueda por el Valle de los Reyes, el arqueólogo inglés Howard Carter halló la entrada de Tutankamón, el joven faraón que murió a la edad de 19 años. En el lugar se encontró un sarcófago de cuarcita roja, cuyo interior se encontraban tres ataúdes, uno dentro del otro, en donde el último  resguardaba los restos del joven faraón. Entre los objetos encontrados en la tumba, estaban una gran cantidad de ushebtis, esculturas que representaban a sirvientes que asistirían al faraón después de su muerte, así como muebles, juegos de mesa, ropajes y ánforas con alimentos y bebidas. También se encontraron varios cetros, una diadema de oro, el trono de Tuntakamón y la máscara que cubría el rostro y los hombros de la momia.

En 1974, mientras unos campesinos excavaban uno pozos para irrigar sus campos en Xi'an, China, encontraron unas figuras de terracota que resultaron ser el ejército que protegía simbólicamente la tumba de Qin Shi Huandi, el primer emperador de China que unificó su nación en varios sentidos. El conjunto está compuesto por soldados y generales, cada uno con rasgos distintivos,  que resguardaban la tumba que aún no ha sido abierta, pero que según crónicas antiguas la  describen como una cámara mortuoria, llena de modelos de palacios y edificio públicos, llena de objetos de valor y piedras preciosas. También tiene ríos artificiales de mercurio, imitando al río Yangze. El techo fue decorado con las constelaciones y la bóveda está iluminada con lámparas alimentadas con grasa de ballena. Todo esto está custodiado por ballestas automáticas capaces de disparar a los posibles ladrones de tumbas. 

En 1987, en el norte de Perú, se descubrió la tumba del Señor de Sipán durante las excavaciones dirigidas por el arqueólogo Walter Alva. En esta lugar se encontraron más de mil vasijas con representaciones de dioses, guerreros y sacerdotes. Esta tumba se encontró intacta, salvándose del saqueo. El Señor de Sipán fue sepultado por dos hombres, tres mujeres y un niño. El cráneo del Señor de Sipán yacía sobre un plato de oro con el rostro cubierto por adornos de oro. La tumba estaba decorada con coronas, diademas, lanzas y cuchillos, además de un cetro de oro con mango de plata, metales importantes en la cosmovisión mochica.



domingo, 30 de abril de 2017

Alimentos básicos de los pueblos antiguos

Los alimentos básicos son aquellos que satisfacen las necesidades de energía de la dieta, además de haber sido domesticados y tener un fuerte arraigo en la cultura de cada pueblo.  

El trigo es considerado como uno de los alimentos básicos en las culturas de occidente. El trigo tiene sus orígenes en la región de la antigua Mesopotamia. Las más antiguas evidencias arqueológicas del cultivo de trigo vienen de Siria, Jordania, Turquía, Israel e Irak. Gracias al cultivo del trigo, provocó una revolución agrícola desarrollándose a la par la domesticación de la oveja y la cabra, especies salvajes que habitaban la región, lo cual permitió el asentamiento de la población y, con ello, la formación de comunidades humanas más complejas,

Posteriormente, la semilla de trigo fue introducida en el antiguo Egipto para dar inicio a su cultivo en el valle del Nilo  y de allí a las civilizaciones griega y romana. En Roma, el gobierno aseguraba el mantenimiento de los ciudadanos sin posibilidades económicas abasteciendo trigo a un bajo precio y regulando la molienda y fabricación del pan, ya que era una práctica común su racionamiento.

La domesticación del maíz se llevó a cabo en los valles de Tehuacán, en lo que hoy es el estado de Puebla, hace poco más de 12, 000 años.  Las culturas mesoamericanas cultivaban numerosas variedades de maíz a lo largo del territorio y lo preparaban cocinado, molido o procesado a través de nixtamalización (proceso que sirve para quitar la cáscara al maíz, hirviéndolo en agua con cal y así obtener harina de maíz).

Alrededor del 2500 aC aproximadamente comenzó la expansión de los cultivos a través de gran parte de América, extendiéndose a otras culturas de América del Norte, a las tierras bajas de Centroamérica y a Sudamérica.  Después del contacto europeo con América, a finales del siglo XV y principios del siglo XVI, los exploradores y comerciantes llevaron maíz en su regreso a Europa introduciéndose a otros países.

Hace aproximadamente 8 milenios, el arroz asiático (Oryza sativa) fue domesticado en el Sudeste Asiático, y su desarrollo se habría dado en diferentes países. Los primeros cultivos aparecen en China 5.000 años a.c, Tailandia 4.500 a.C, para luego expandirse a Camboya, Vietnam y al sur de la India. Desde esos lugares se trasladó por medio de sus especies derivadas hacia otros países asiáticos, como Corea, Japón, Myanmar, Pakistán, Sri Lanka, Indonesia y Filipinas.

El cultivo de arroz de secano se introdujo en Japón y Corea aproximadamente en el 1000 a. C. Posteriormente, el arroz de inundación en agricultura intensiva fue introducido en Corea entre 850 a 500 a. C., y en  Japón durante el periodo Yayoi (300 a. C.)

La oryza sativa se adaptó en el este de Europa y en el Mediterráneo hacia el 800. Los árabes lo llevaron a la península ibérica cuando la conquistaron en 711. Después de la mitad del siglo XV, el arroz llega a toda Italia y luego a Francia, propagándose a todo el continente durante las grandes exploraciones europeas.

La papa fue cultivada por primera vez aproximadamente en el año 8000 a.C. en el altiplano andino, aproximadamente en el sur del actual Perú. Los pueblos de los Andes cultivaron muchas variedades de papas durante siglos. El cultivo de las diferentes clases de papa estaba tan altamente desarrollado, que los distintos tipos y sus propiedades diferían mucho de los de la planta original evolucionada naturalmente. 

En las cerámicas de la cultura Moche del norte del Perú se representan tubérculos de papa , como también en urnas de la cultura Wari del Valle de Nazca  y en vasijas incas, más tardías. Para estos pueblos la papa era uno de los principales alimento disponible. Tras la conquista española, la papa fue introducida en la península ibérica hacia 1550 y de allí al resto de Europa, llegando a ser en 1750 un alimento de gran importancia. 

viernes, 31 de marzo de 2017

El poder detrás del trono



Desde tiempos antiguos han existido personas que, tras bambalinas, han ejercido el poder. Ya sean como consejeros y ayudantes, e incluso manipulando y dominando a los gobernantes, han manejado los hilos de sus respectivos pueblos, según sus intereses, sean o no egoístas.

Tlacaélel  fue un guerrero, pensador, y estadista mexica. Se desempeñó en el cargo de Cihuacóatl (segundo a cargo en la administración mexica). Fue consejero de varios huey tlatoani (gobenantes mexicas) entre los que están Itzcóatl, Moctezuma Ilhuicamina,  Axayácatl y posiblemente de Tizoc y Ahuitzotl. Fue el autor intelectual de la reforma religiosa, ideológica e histórica más importante en la historia de los mexicas. También fue creador de la Triple Alianza (Tenochtitlan, Tezcuco y Tlacopan) y comandó los ejércitos que derrotaron a los tepanecas de Azcapotzalco, iniciando de esta manera, la era de la dominación mexica. No llegó él tlatoani supremo y jamás tuvo la intención de serlo. Sin embargo, nada se hacía sin su intervención.  A pesar de esto, no es descrito como un tirano, sino como una persona leal, sagaz y prudente.  Al parecer su rango de cihuacóatl, consejero y segundo en el poder, le pareció suficiente. 

Tokugawa Ieyasu fue el fundador y primer shōgun del shogunato Tokugawa de Japón. Como shōgun tuvo el poder de facto de todo el país, ya que en esos momentos el tennō (el emperador) era una figura simbólica. Después de establecer las bases de su gobierno, Ieyasu abdicó a su posición oficial como shōgun en 1605, a favor de su hijo Tokugawa Hidetada, aunque en la realidad el mismo continuó asumiendo el centro del poder. En su posición de shōgun retirado, ordenó el traslado de la capital del país de Kioto a Edo (hoy Tokio). También supervisó las relaciones diplomáticas con España, Portugal y los Países Bajos, aunque prefirió mantener distancias con estos países, aunque a los Países Bajos le sería aprobado un permiso para comerciar de manera limitada.  En 1613, promulgó el Kuge Shohatto, donde pone a los daimyō bajo estricta supervisión, dejándolos como peleles ceremoniales. En 1614 promulgó un edicto para la Expulsión de los Cristianos, prohibiendo la religión completamente en el país.

Nur Jahan  fue la esposa persa de Nuruddin Salim Jahangir emperador del Imperio mogol, teniendo gran relevancia en el gobierno de su patria adoptiva. Siendo una mujer fuerte, carismática y bien educada, pudo dominar rápidamente a su marido, quien era de mente débil. De esta manera logró ser la mujer más poderosa e influyente en la corte del Imperio Mogol. Entre los honores y privilegios que logró cosechar se encuentran en ser la única emperatriz mogola en tener su nombre acuñada en monedas. También se le dio poder a su sello imperial,  lo que implicaba que su lectura y consentimiento eran necesarias antes de cualquier documento u orden recibiera validez legal. El emperador buscó sus puntos de vista sobre casi todos los asuntos antes de emitir órdenes.

Mahpeyker Kösem Sultan fue una de las mujeres más poderosas de la historia Otomana. Fue consorte del sultán otomano Ahmed I. Alcanzó el poder e influenció el curso del Imperio otomano a través de sus hijos el sultán Murad IVe Ibrahim I y finalmente a través de su nieto menor Mehmed IV. Fue Valide sultan (reina madre) desde 1623 a 1651, cuando sus hijos Murad IV e Ibrahim I y su nieto Mehmed IV reinaron como sultanes otomanos.  Durante la mayoría del reinado de Murad IV, ella como regente, guió el Imperio, asistiendo a reuniones del Diván (gabinete de gobierno) desde detrás de una cortina, incluso después de 1632, cuando ya no era una regente oficial. Cuando Ibrahim sucedió a su hermano en 1640, resultó demasiado mentalmente inestable para gobernar. Esto permitió a Kösem continuar en el poder. Por segunda vez fue regente cuando presentó a su nieto de siete años Mehmed IV al diván,  recayó en Kösem Sultan en vez de su madre, Turhan Hatice Sultan, debido a su juventud e inexperiencia.



martes, 28 de febrero de 2017

Historia del parque de La Bombilla (San Ángel, Cd. de México)


El parque de La Bombilla se encuentra al sur de la Ciudad de México, en San Ángel. En este lugar existía a principios del siglo XX un lujoso restaurante campestre llamado La Bombilla. Este lugar era famoso, entre otras cosas, por sus hermosos jardines creados por Tatsugoro Matsumoto, un maestro jardinero japonés que trabajó para varias personas de la vida pública de México. Debido al gran prestigio de este restaurante, tras la reelección presidencial de Álvaro Obregón en 1928, unos legisladores de Guanajuato lo invitan a un banquete en su honor. A pesar del gran despliegue de seguridad en la zona, un joven logró infiltrarse en el lugar, conocido como José de León Toral, quien comulgaba con el movimiento cristero. Disfrazado como caricaturista, empezó a enseñarles sus bocetos a los comensales del lugar. Una vez estando enfrente de Álvaro Obregón, mientras le enseñaba sus dibujos, José de León Toral sacó un arma y de seis tiros asesinó a Obregón. Fueron los mismos asistentes a la comida quienes atraparon al asesino y lo entregaron a las autoridades. En su honor, el entonces presidente Pascual Ortíz Rubio, le cambió en nombre a la zona en 1932, llamándose Delegación Álvaro Obregón, en vez de San Ángel. En junio de 1934 se empieza a construir el Monumento a Álvaro Obregón y un año después es inaugurado por Lázaro Cárdenas. El proyecto estuvo a cargo del Arquitecto Enrique Aragón Echegaray y del escultor Ignacio Asúnsolo. Hasta finales de los años 80 del siglo XX, este monumento albergaba el brazo que que había perdido en batalla en la hacienda de Santa Ana del Conde, conservada en formol. Actualmente se exhibe una réplica en bronce. 

martes, 31 de enero de 2017

La Comisión Astronómica Mexicana en Japón



El 9 de diciembre de 1874 ocurriría uno de los acontecimientos de gran relevancia para la astronomía: la aproximación del planeta Venus a la tierra. Este suceso ocurre cada siglo. Estas observaciones eran de gran importancia ya que con los datos obtenidos se podría  fijar con exactitud la distancia Sol-Tierra, lo que a su vez les permitiría conocer de manera correcta las dimensiones del Sistema Solar .Por este motivo, Francisco Díaz Covarrubias, afamado científico  mexicano, solicitó al presidente Sebastián Lerdo de Tejada la creación de una misión científica para poder llevar a cabo la observación astronómica.  Tras varias gestiones, se creó la Comisión Astronómica Mexicana con el ingeniero Francisco Díaz Covarrubias como jefe de la expedición. El lugar escogido para realizar la investigación científica sería en Yokohama, Japón. De esta forma, el viaje de la Comisión Astronómica sería la primera expedición científica mexicana al extranjero subvencionada por el gobierno.

Tras una larga travesía, la expedición astronómica arriba en el puerto de Yokohama el 9 de noviembre de ese mismo año.  Los científicos mexicanos  instalaron dos campamentos en las afueras de la ciudad. Una de las estaciones astronómicas se  instaló en una pequeña colina conocida como Bluff, ubicada en la zona de libre acceso a los extranjeros, por lo que no era necesario obtener autorización especial del gobierno japonés. El segundo observatorio fue instalado en la colina de Nogue-no-yama, localizada fuera del sector permitido a los extranjeros, razón por la cual Francisco Díaz Covarrubias, tuvo que solicitar permiso especial al gobierno. En esa época Japón no admitía  que los extranjeros vivieran fuera del territorio permitido. Sin embargo, el Gobierno japonés no sólo autorizó al grupo de observadores mexicanos, con todas las facilidades posibles, sino a demás envió dos oficiales, un estudiante de marina y un funcionario del Ministerio de Educación, como asistentes a la observación del astro. Además, el observatorio mexicano se encontraba muy cerca de Tokio, por lo cual los observadores  pudieron fácilmente fomentar amistad con funcionarios japoneses y su pueblo.

Los resultados de la expedición científica fueron exitosos. De todas las expediciones que realizaron observaciones del tránsito de Venús de 1874, la primera que presentó resultados fue la mexicana. Gracias a este viaje, la Comisión Astronómica Mexicana logró establecer contactos con varias sociedades científicas de otros países.  También demostró que en México había personas con capacidad para contribuir al desarrollo de la ciencia. Otro aporte de este viaje fue la gran cantidad de noticias que los comisionados trajeron sobre Japón, su pueblo y su gobierno, así como las relaciones no oficiales que Díaz Covarrubias estableció con esas autoridades. Esas relaciones  ayudaron a que pocos años después se establecieran relaciones oficiales entre ambos países con la firma del Tratado de Amistad entre México y Japón en 1888.

Los resultados del  viaje de la Comisión Astronómica Mexicana a Japón y todos sus pormenores fueron publicados en un libro que posteriormente fue editado bajo el nombre de VIAJE DE LA COMISIÓN MEXICANA A JAPÓN PARA LA OBSERVACIÓN DEL TRÁNSITO DE VENUS DE 1874



























sábado, 31 de diciembre de 2016

La inmigración japonesa en México


Tras la firma del Tratado de Amistad entre México y Japón en 1888, ambas naciones establecieron formalmente una relación diplomática y comercial. De esta manera se facilitó y promovió la inmigración japonesa hacia tierras mexicanas. Enomoto Takeaki, quien fuera ministro de Asuntos Exteriores de Japón, fue uno de los principales promotores de la inmigración japonesa hacia México. Así, en 1897, zarpa desde Japón el primer grupo inmigrantes japoneses que se establecerían tiempo después en Chiapas. Esta colonia sería la primera que se fundaría en México y América Latina. Asentados muy cerca del pueblo de Escuintla, los japoneses intentaron cultivar café, sin embargo, la época en la que llegaron no era la adecuada para iniciar el cultivo. También, las semillas de café que consiguieron, no eran las ideales para el tipo de tierra de la región. A partir de ese momento, la colonia japonesa tuvo que soportar grandes penalidades, ya que sufrieron enfermedades típicas del trópico, además de soportar las abundantes lluvias y calor extremo. Al mismo tiempo tenían que enfrentarse al hecho que sus reservas de alimentos empezaban a escasear y de que no podían sacarle provecho a sus tierras. Tras tres años, la colonia se desintegró, sin embargo, seis migrantes japoneses, quienes tenían estudios de agronomía, decidieron quedarse en el vecino pueblo de Escuintla y fundar la Sociedad Cooperativa Japonesa Mexicana, que llegó a ser una de las empresas creadas por inmigrantes japoneses más poderosas del continente americano.

Durante los primeros años del siglo XX se planearon varios proyectos de colonización japonesa en México, sin embargo, ninguno llegó a concretarse. No obstante, en ese mismo lapso de tiempo, mas de diez mil inmigrantes japoneses llegarían a tierras mexicanas. Tras el auge de las industrias mineras, cañera y ferrocarrileras durante el porfiriato, varias compañías necesitaron mano de obra para atender sus crecientes necesidades, de este modo, miles de japoneses y chinos, llegaron a trabajar a estas industrias. Muy pocos se quedaron en México, ya que el objetivo de la mayoría era ingresar hacia los Estados Unidos, donde ofrecían mejores salarios y condiciones de trabajo. Sin embargo, algunos tuvieron que regresar a México, debido al clima de xenofobia y discriminación que sufrieron los japones en Estados Unidos y en otros países durante los primeros años del siglo XX.

A partir de la segunda década del siglo XX empiezan a llegar a México japoneses con estudios en medicina, farmacéutica, odontología y veterinaria.  Estos médicos japoneses, a pesar que que muchos aún no obtenían su título profesional,  llegarían a cubrir la falta de personal médicos en las zonas agrícolas y rurales, debido a los estragos ocasionados por la revolución mexicana.  Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial este grupo disminuyó considerablemente.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, por exigencia de los Estados Unidos, el gobierno mexicano concentró a todos los japones y sus descendientes en el país en la Ciudad de México y Guadalajara. Además rompió lazos comerciales y diplomáticos con Japón. A diferencia de otros países como los Estados Unidos o Perú, en México no sufrieron maltrato físico y tenían prácticamente libertad de tránsito. Sin embargo les fueron confiscados sus bienes, provocando la quiebra de muchos negocios y comercio. A pesar de esto, gracias a la ayuda de los comités de ayuda mutua creados por los mismos japones consiguió mantener las relaciones sociales entre ambos países, incluyendo a importantes políticos mexicanos, a pesar que a nivel gubernamental, las relaciones estaban rotas oficialmente.  Al terminar la guerra, el gobierno mexicano reintegró los bienes a los japoneses y a sus descendientes.

Durante la segunda mitad del siglo XX, hubo un aumento de inversión de capital japonés, estableciéndose en el país varias empresas transnacionales niponas. De esta forma empezaron a llegar técnicos japones quienes inmigraban al país para trabajar en estas nuevas industrias. Actualmente, se estima que hay aproximadamente unos 30.000 japoneses o descendientes de japoneses residiendo en México.