viernes, 31 de marzo de 2017

El poder detrás del trono



Desde tiempos antiguos han existido personas que, tras bambalinas, han ejercido el poder. Ya sean como consejeros y ayudantes, e incluso manipulando y dominando a los gobernantes, han manejado los hilos de sus respectivos pueblos, según sus intereses, sean o no egoístas.

Tlacaélel  fue un guerrero, pensador, y estadista mexica. Se desempeñó en el cargo de Cihuacóatl (segundo a cargo en la administración mexica). Fue consejero de varios huey tlatoani (gobenantes mexicas) entre los que están Itzcóatl, Moctezuma Ilhuicamina,  Axayácatl y posiblemente de Tizoc y Ahuitzotl. Fue el autor intelectual de la reforma religiosa, ideológica e histórica más importante en la historia de los mexicas. También fue creador de la Triple Alianza (Tenochtitlan, Tezcuco y Tlacopan) y comandó los ejércitos que derrotaron a los tepanecas de Azcapotzalco, iniciando de esta manera, la era de la dominación mexica. No llegó él tlatoani supremo y jamás tuvo la intención de serlo. Sin embargo, nada se hacía sin su intervención.  A pesar de esto, no es descrito como un tirano, sino como una persona leal, sagaz y prudente.  Al parecer su rango de cihuacóatl, consejero y segundo en el poder, le pareció suficiente. 

Tokugawa Ieyasu fue el fundador y primer shōgun del shogunato Tokugawa de Japón. Como shōgun tuvo el poder de facto de todo el país, ya que en esos momentos el tennō (el emperador) era una figura simbólica. Después de establecer las bases de su gobierno, Ieyasu abdicó a su posición oficial como shōgun en 1605, a favor de su hijo Tokugawa Hidetada, aunque en la realidad el mismo continuó asumiendo el centro del poder. En su posición de shōgun retirado, ordenó el traslado de la capital del país de Kioto a Edo (hoy Tokio). También supervisó las relaciones diplomáticas con España, Portugal y los Países Bajos, aunque prefirió mantener distancias con estos países, aunque a los Países Bajos le sería aprobado un permiso para comerciar de manera limitada.  En 1613, promulgó el Kuge Shohatto, donde pone a los daimyō bajo estricta supervisión, dejándolos como peleles ceremoniales. En 1614 promulgó un edicto para la Expulsión de los Cristianos, prohibiendo la religión completamente en el país.

Nur Jahan  fue la esposa persa de Nuruddin Salim Jahangir emperador del Imperio mogol, teniendo gran relevancia en el gobierno de su patria adoptiva. Siendo una mujer fuerte, carismática y bien educada, pudo dominar rápidamente a su marido, quien era de mente débil. De esta manera logró ser la mujer más poderosa e influyente en la corte del Imperio Mogol. Entre los honores y privilegios que logró cosechar se encuentran en ser la única emperatriz mogola en tener su nombre acuñada en monedas. También se le dio poder a su sello imperial,  lo que implicaba que su lectura y consentimiento eran necesarias antes de cualquier documento u orden recibiera validez legal. El emperador buscó sus puntos de vista sobre casi todos los asuntos antes de emitir órdenes.

Mahpeyker Kösem Sultan fue una de las mujeres más poderosas de la historia Otomana. Fue consorte del sultán otomano Ahmed I. Alcanzó el poder e influenció el curso del Imperio otomano a través de sus hijos el sultán Murad IVe Ibrahim I y finalmente a través de su nieto menor Mehmed IV. Fue Valide sultan (reina madre) desde 1623 a 1651, cuando sus hijos Murad IV e Ibrahim I y su nieto Mehmed IV reinaron como sultanes otomanos.  Durante la mayoría del reinado de Murad IV, ella como regente, guió el Imperio, asistiendo a reuniones del Diván (gabinete de gobierno) desde detrás de una cortina, incluso después de 1632, cuando ya no era una regente oficial. Cuando Ibrahim sucedió a su hermano en 1640, resultó demasiado mentalmente inestable para gobernar. Esto permitió a Kösem continuar en el poder. Por segunda vez fue regente cuando presentó a su nieto de siete años Mehmed IV al diván,  recayó en Kösem Sultan en vez de su madre, Turhan Hatice Sultan, debido a su juventud e inexperiencia.



martes, 28 de febrero de 2017

Historia del parque de La Bombilla (San Ángel, Cd. de México)


El parque de La Bombilla se encuentra al sur de la Ciudad de México, en San Ángel. En este lugar existía a principios del siglo XX un lujoso restaurante campestre llamado La Bombilla. Este lugar era famoso, entre otras cosas, por sus hermosos jardines creados por Tatsugoro Matsumoto, un maestro jardinero japonés que trabajó para varias personas de la vida pública de México. Debido al gran prestigio de este restaurante, tras la reelección presidencial de Álvaro Obregón en 1928, unos legisladores de Guanajuato lo invitan a un banquete en su honor. A pesar del gran despliegue de seguridad en la zona, un joven logró infiltrarse en el lugar, conocido como José de León Toral, quien comulgaba con el movimiento cristero. Disfrazado como caricaturista, empezó a enseñarles sus bocetos a los comensales del lugar. Una vez estando enfrente de Álvaro Obregón, mientras le enseñaba sus dibujos, José de León Toral sacó un arma y de seis tiros asesinó a Obregón. Fueron los mismos asistentes a la comida quienes atraparon al asesino y lo entregaron a las autoridades. En su honor, el entonces presidente Pascual Ortíz Rubio, le cambió en nombre a la zona en 1932, llamándose Delegación Álvaro Obregón, en vez de San Ángel. En junio de 1934 se empieza a construir el Monumento a Álvaro Obregón y un año después es inaugurado por Lázaro Cárdenas. El proyecto estuvo a cargo del Arquitecto Enrique Aragón Echegaray y del escultor Ignacio Asúnsolo. Hasta finales de los años 80 del siglo XX, este monumento albergaba el brazo que que había perdido en batalla en la hacienda de Santa Ana del Conde, conservada en formol. Actualmente se exhibe una réplica en bronce. 

martes, 31 de enero de 2017

La Comisión Astronómica Mexicana en Japón



El 9 de diciembre de 1874 ocurriría uno de los acontecimientos de gran relevancia para la astronomía: la aproximación del planeta Venus a la tierra. Este suceso ocurre cada siglo. Estas observaciones eran de gran importancia ya que con los datos obtenidos se podría  fijar con exactitud la distancia Sol-Tierra, lo que a su vez les permitiría conocer de manera correcta las dimensiones del Sistema Solar .Por este motivo, Francisco Díaz Covarrubias, afamado científico  mexicano, solicitó al presidente Sebastián Lerdo de Tejada la creación de una misión científica para poder llevar a cabo la observación astronómica.  Tras varias gestiones, se creó la Comisión Astronómica Mexicana con el ingeniero Francisco Díaz Covarrubias como jefe de la expedición. El lugar escogido para realizar la investigación científica sería en Yokohama, Japón. De esta forma, el viaje de la Comisión Astronómica sería la primera expedición científica mexicana al extranjero subvencionada por el gobierno.

Tras una larga travesía, la expedición astronómica arriba en el puerto de Yokohama el 9 de noviembre de ese mismo año.  Los científicos mexicanos  instalaron dos campamentos en las afueras de la ciudad. Una de las estaciones astronómicas se  instaló en una pequeña colina conocida como Bluff, ubicada en la zona de libre acceso a los extranjeros, por lo que no era necesario obtener autorización especial del gobierno japonés. El segundo observatorio fue instalado en la colina de Nogue-no-yama, localizada fuera del sector permitido a los extranjeros, razón por la cual Francisco Díaz Covarrubias, tuvo que solicitar permiso especial al gobierno. En esa época Japón no admitía  que los extranjeros vivieran fuera del territorio permitido. Sin embargo, el Gobierno japonés no sólo autorizó al grupo de observadores mexicanos, con todas las facilidades posibles, sino a demás envió dos oficiales, un estudiante de marina y un funcionario del Ministerio de Educación, como asistentes a la observación del astro. Además, el observatorio mexicano se encontraba muy cerca de Tokio, por lo cual los observadores  pudieron fácilmente fomentar amistad con funcionarios japoneses y su pueblo.

Los resultados de la expedición científica fueron exitosos. De todas las expediciones que realizaron observaciones del tránsito de Venús de 1874, la primera que presentó resultados fue la mexicana. Gracias a este viaje, la Comisión Astronómica Mexicana logró establecer contactos con varias sociedades científicas de otros países.  También demostró que en México había personas con capacidad para contribuir al desarrollo de la ciencia. Otro aporte de este viaje fue la gran cantidad de noticias que los comisionados trajeron sobre Japón, su pueblo y su gobierno, así como las relaciones no oficiales que Díaz Covarrubias estableció con esas autoridades. Esas relaciones  ayudaron a que pocos años después se establecieran relaciones oficiales entre ambos países con la firma del Tratado de Amistad entre México y Japón en 1888.

Los resultados del  viaje de la Comisión Astronómica Mexicana a Japón y todos sus pormenores fueron publicados en un libro que posteriormente fue editado bajo el nombre de VIAJE DE LA COMISIÓN MEXICANA A JAPÓN PARA LA OBSERVACIÓN DEL TRÁNSITO DE VENUS DE 1874